¡La dieta del sexo! aquí todo sobre la pérdida de calorías

Foto: Noticias24

(Valencia, 05 de octubre. Noticias24 Carabobo) Adelgazar teniendo sexo te asegura que al llegar al orgasmo se pueden eliminar hasta 127 calorías, 500 si se practica en la ducha y unas 60 calorías sólo al darse un apasionado beso.

Al igual que cualquier otra actividad física, las relaciones sexuales representan un gasto energético para el cuerpo y durante el acto amoroso se queman calorías. Debido a ello y a que en los momentos de placer el cerebro segrega una sustancia que calman las ansias de comer, el sexo también ayuda a perder peso.

“¿Qué sentido tiene agotarse en el gimnasio si con sólo desabrochar un sujetador con las manos temblorosas se queman 67 calorías, ¡o muchas más si su dueña no colabora!”, se pregunta irónicamente el escritor Richard Smith, autor de dos libros en los que enseña a perder peso mientras uno se prepara para el sexo, mantiene relaciones y se recupera posteriormente de ellas.

La dieta del sexo

La sexóloga española Carmen Vijande, ha defendido desde las pantallas de televisión, un revolucionario método de adelgazamiento natural y poco esforzado: “la dieta del sexo”.

Aunque según la sexóloga la pérdida de peso depende en gran medida de la postura que se adopte durante el coito, por lo cual no estaría de más repasar el milenario pero vigente Kamasutra.

Según sus partidarios “la dieta del sexo” tiene dos ventajas: una pareja puede practicarla tanto tiempo como quieran -hasta que el cuerpo aguante- y no sólo es un régimen perfecto para quemar calorías, sino un ejercicio completo para todo el organismo.

Con la ciencia en la mano y dejando de lado las humoradas de Smith, se calcula que durante una relación sexual de 20 minutos se consumen aproximadamente unas 150 calorías, un gasto calórico similar al que producen andar o subir y bajar unas escaleras.

Gimnasia entre sábanas

Con todo, el acto amoroso puede contribuir indirectamente a una pérdida de peso, debido a otras de sus cualidades beneficiosas.

Tanto durante la relación sexual, como en sus preliminares, y cuando damos y recibimos caricias y besos, nuestro organismo libera unas sustancias naturales denominadas endorfinas, que mejoran el estado de ánimo y la sensación de bienestar, lo cual ayuda a mantener a raya la depresión, el estrés y la ansiedad.

Si una relación sexual resulta satisfactoria, la persona queda con una sensación de relajación y bienestar, pero si el sexo la deja habitualmente insatisfecha, puede intentar compensar estas carencias con el placer de comer compulsivamente, en lo que se conoce como “alimentación emocional”.

La ansias por comer alimentos como el chocolate o dulces también es habitual entre quienes son propensos a los estados anímicos decaídos o depresivos, y que buscan aumentar su tono vital ingiriendo alimentos que los estimulen. Al levantar su ánimo de forma natural, el sexo les distrae de estos impulsos.

¿Después de conocer este placentero sistema para perder esos kilos de más, no le apetece quemar unas calorías en la cama….?

Con información de RevistaMujeres